• Finca El Mayayo, 16. 30120, El Palmar (Murcia).
  • 968 88 90 96
  • URGENCIAS 24 HORAS - 968 88 90 96
  • info@clinicasanfelipe.es
    • 08 DIC 16
    • 0
    ¿Cómo afrontar y conocer los síntomas del suicidio?

    ¿Cómo afrontar y conocer los síntomas del suicidio?

    El suicidio es el acto de quitarse deliberadamente la propia vida. A continuación vamos a realizar una descripción de las posibles causas, psicopatología, síntomas y formas de prevención y tratamiento.El comportamiento suicida es cualquier acción que pudiera llevar a una persona a morir, como tomar una sobredosis de fármacos o estrellar un automóvil de forma deliberada.

    Causas


    El suicidio y los comportamientos suicidas generalmente ocurren en personas con uno o más de los siguientes factores:

    1. Trastorno bipolar
    2. Trastorno límite de la personalidad
    3. Depresión
    4. Consumo de alcohol o drogas
    5. Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
    6. Esquizofrenia
    7. Cuestiones de vida estresantes, como problemas serios a nivel financiero o en las relaciones interpersonales.

     

    Las personas que intentan suicidarse con frecuencia están tratando de alejarse de una situación de la vida que parece imposible de manejar. Muchos de los que cometen intento de suicidio están buscando alivio a:

    1. Sentirse avergonzado, culpable o una carga para los demás
    2. Sentirse como víctima
    3. Sentimientos de rechazo, pérdida o soledad
    4. Los comportamientos suicidas pueden ocurrir por una situación o hecho que la persona ve como agobiante, tales como: el envejecimiento (los adultos mayores tienen la tasa más alta de suicidio), la muerte de un ser querido, el consumo de drogas o alcohol, un trauma emocional, una enfermedad física grave, el desempleo o los problemas financieros.

     

    Los factores de riesgo del suicidio en adolescentes incluyen:

    1. Acceso a armas de fuego
    2. Miembro de la familia que cometió suicidio
    3. Antecedentes de autoagresión deliberada
    4. Antecedentes de abandono o maltrato
    5. Vivir en comunidades en donde ha habido brotes recientes de suicidio en personas jóvenes
    6. Ruptura sentimental
    7. Mientras que los hombres son más propensos que las mujeres a morir por suicidio, las mujeres son dos veces más propensas a intentar suicidarse.

     

    La mayoría de los intentos de suicidio no terminan en muerte. Muchos de estos intentos se llevan a cabo en una forma en que el rescate sea posible. Estos intentos a menudo representan un grito en busca de ayuda.

    Algunas personas intentan suicidarse de una manera que sea menos probable de llevar a la fatalidad, como envenenamiento o sobredosis. Los hombres tienen mayor probabilidad de escoger métodos violentos, como dispararse. Como resultado de esto, los intentos de suicidio en ellos tienen mayor probabilidad de terminar en muerte.

    Los parientes de personas que intentan o cometen suicidio a menudo se culpan o se enojan mucho y pueden ver el intento de suicidio como egoísta. Sin embargo, las personas que intentan cometer suicidio con frecuencia creen erróneamente que les están haciendo un favor a sus amigos y parientes al irse de este mundo.

    Síntomas


    A menudo, pero no siempre, una persona puede mostrar ciertos síntomas o comportamientos antes de un intento de suicidio, entre ellos:

    1. Tener dificultad para concentrarse o pensar claramente.
    2. Regalar las pertenencias.
    3. Hablar acerca de marcharse o la necesidad de “dejar todos mis asuntos en orden”.
    4. Cambio repentino en el comportamiento, sobre todo calma después de un período de ansiedad.
    5. Pérdida de interés en actividades que solía disfrutar.
    6. Tener comportamientos autodestructivos, como tomar alcohol en exceso, consumir drogas ilícitas o hacerse cortaduras en el cuerpo.
    7. Alejarse de los amigos o no querer salir.
    8. Tener dificultad repentina en el colegio o el trabajo.
    9. Hablar acerca de la muerte o el suicidio o incluso declarar el deseo de hacerse daño.
    10. Hablar acerca de sentirse desesperanzado o culpable.
    11. Cambiar los hábitos alimentarios o de sueño.
    12. Preparar maneras de quitarse su propia vida (como comprar un arma o muchas pastillas).

     

    Tratamiento


    Es posible que las personas que están en riesgo de comportamiento suicida no busquen tratamiento por muchas razones:

    1. Creen que nada va a ayudar.
    2. No desean contarle a nadie que tienen problemas.
    3. Piensan que buscar ayuda es un signo de debilidad.
    4. No saben adónde acudir por ayuda.
    5. Una persona puede necesitar tratamiento de emergencia después de un intento de suicidio. Se pueden necesitar primeros auxilios, reanimación cardiopulmonar o tratamientos más intensivos.

     

    Las personas que intentan cometer suicidio pueden necesitar hospitalización para tratarlos y reducir el riesgo de futuros intentos.

    La terapia es una de las partes más importantes del tratamiento y siempre se debe evaluar y tratar cualquier trastorno de salud mental que pueda haber llevado al intento de suicido. Esto abarca:

    1. Trastorno bipolar
    2. Trastorno límite de la personalidad
    3. Dependencia del alcohol o las drogas
    4. Depresión mayor
    5. Esquizofrenia

     

    Siempre tome en serio los intentos y amenazas de suicidio. Llame al número local de emergencias inmediatamente si alguien que usted conoce ha intentado suicidarse. NO deje a la persona sola, ni siquiera después de haber pedido. Cerca de un tercio de las personas que tratan de suicidarse lo intentarán de nuevo dentro de un período de un año.

    Cerca del 10% de las personas que amenazan o intentan suicidarse finalmente se quitan la vida.

    Prevención


    El hecho de evitar el alcohol y las drogas (diferentes a los medicamentos recetados) puede reducir el riesgo de suicidio.

    En hogares con niños o adolescentes:

    1. Almacene todos los medicamentos recetados en una parte alta y bajo llave.
    2. NO guarde alcohol en la casa o manténgalo bajo llave.
    3. NO guarde armas de fuego en la casa. Si las tiene, guárdelas bajo llave y las balas aparte.
    4. En adultos mayores, investigar en profundidad los sentimientos de desesperanza, de ser una carga y de no pertenecer.

     

    Muchas personas que tratan de suicidarse hablan del tema antes de hacer el intento. Algunas veces, simplemente hablar con alguien a quien le importe y que no haga juicios es suficiente para reducir el riesgo de suicidio. Sin embargo, si usted es un amigo, miembro de la familia o conoce a alguien que cree que puede intentar suicidarse, nunca trate de manejar el problema por su cuenta.

    Busque ayuda. Los centros de prevención de suicidio tienen servicios de “línea telefónica directa”. Nunca ignore una amenaza o intento de suicidio.

    Leave a reply →